Desafíos y oportunidades

A pesar de la pandemia, el CAM-CCBC mantuvo buenos resultados en sus procedimientos de arbitraje y mediación a lo largo de 2020

Por Sérgio Siscaro

Aunque afectó a prácticamente todos los sectores de la economía el año pasado, la pandemia de Covid-19 no ha impedido la tendencia al alza en el uso de métodos alternativos de resolución de controversias (ADR, por sus siglas en inglés) en Brasil. Todo lo contrario: como indican las estadísticas recientemente publicadas por el CAM-CCBC para el año 2020, el mercado del arbitraje y la mediación está en alza.

Entre enero y diciembre se iniciaron 105 procedimientos de arbitraje, lo que equivale a un aumento del 8,2% respecto a 2019. El valor total negociado en estas operaciones ascendió a 9.050 millones de reales, con un valor medio por procedimiento de 88,8 millones de reales, un aumento del 6,47% y del 0,9%, respectivamente, en relación al año anterior. En 2020 se dieron por finalizados 95 procedimientos, y a finales de año había un total de 324 en curso.

Con respecto a los procedimientos de mediación, los resultados demostraron una tendencia significativa al alza. En 2020 se iniciaron 15 procedimientos, un 87,5% más que en 2019. Los importes implicados se multiplicaron por 29, pasando de 195,8 millones de reales a 5.680 millones de reales, con un valor medio por procedimiento de 568,21 millones de reales. A lo largo del año se dieron por finalizados seis procedimientos y otros once estaban en curso a finales de año.

Tanto en los arbitrajes como en las mediaciones administradas por el CAM-CCBC, se observa una tendencia a la estabilidad en el volumen de procedimientos iniciados a lo largo del tiempo, con un ligero sesgo al alza.  En el caso de los arbitrajes, hubo 101 procedimientos en 2018, cifra que descendió a 97 en 2019 y subió a 105 en 2020.  En las mediaciones, el aumento fue constante: de cuatro procedimientos en 2018 a ocho en 2019, y 15 el año pasado.

El factor Covid-19

Estos resultados se lograron en medio de un año difícil y repleto de incertidumbre. En el caso del CAM-CCBC, no hubo interrupción de sus actividades: todos los procedimientos siguieron su curso normal y el Centro funcionó con normalidad, aunque adaptado a las exigencias de distanciamiento social que trajo consigo la pandemia del nuevo coronavirus. En cuestión de días, ya se habían establecido plataformas virtuales para todos los procedimientos, y los case managers ya estaban preparados para auxiliar a los abogados y árbitros con las nuevas herramientas tecnológicas.

Así, varias actividades de arbitraje y mediación migraron al entorno virtual, estableciendo condiciones seguras para la celebración de audiencias de forma remota. Esta digitalización no sólo hizo posible la continuidad de las actividades del CAM-CCBC, sino que también proporcionó formas más ágiles y prácticas para conducir los procesos, prescindiendo de la necesidad de desplazamientos presenciales, por ejemplo.

Según Rodrigo García da Fonseca, vicepresidente de la Dirección del CAM-CCBC, la inseguridad provocada por la pandemia de Covid-19 a lo largo de 2020 acabó estimulando a las empresas a buscar una solución para sus conflictos, ya que, al fin y al cabo, tendrían un problema potencialmente más grave que tratar. De esta manera, la adhesión a las ADR terminó siendo una forma segura y ventajosa de resolver las controversias, ahorrando energía para enfrentar el nuevo coronavirus.

“El brote de Covid-19 creó una situación de estrés en las empresas, afectando a muchos de sus contratos”, afirma. Según él, este panorama acabó reforzando en el entorno empresarial la percepción de que las ADR constituyen una importante salida para la resolución de controversias.

ADR más presentes

El vicepresidente del CAM-CCBC señaló que se ha mantenido la tendencia de crecimiento en el uso del arbitraje con la administración pública en 2020. “Hemos visto varios casos en los que, a causa de la Covid-19, las empresas de servicios públicos han visto afectados sus ingresos y han tratado de reequilibrar las condiciones de sus contratos. Este uso del arbitraje en la administración pública deberá continuar en 2021”, añade.

En el caso de la mediación, Fonseca afirma que el método viene siendo cada vez más recordado en las cláusulas contractuales, lo que refuerza su uso, y ayuda a explicar el aumento en el número de casos recibidos por el CAM-CCBC en 2020. “Cabe señalar que la mediación comenzó a formar parte de la legislación brasileña en 2015, mientras que el arbitraje lleva mucho más tiempo consolidado.”

Conocer el
X