Olimpiadas virtuales

Competiciones internacionales de arbitraje comercial optan por la adopción de un modelo no presencial debido a Covid-19

 Por Sérgio Siscaro

Estudiantes de Derecho de todo el mundo que quieren seguir una carrera en el segmento de los métodos alternativos para la solución de controversias (ADRs, en la sigla en inglés) tienen una oportunidad única de experimentar, en la práctica, la actividad. Son las competiciones internacionales de arbitraje, que simulan los retos que se encontrarán en la vida profesional. Varias iniciativas de este tipo se llevan a cabo anualmente, de las cuales la más  respetada en el área de arbitraje comercial es el Willem C. Vis International Commercial Arbitration Moot (Vis Moot), que tiene lugar en Viena y Hong Kong (East Moot).

Sin embargo, el panorama traído por la pandemia del nuevo coronavirus tuvo un impacto directo en estos eventos en 2020. Según la Secretaria General Adjunta del CAM-CCBC, Luíza Kömel, se han cancelado varias competiciones previamente programadas para ocurrir a lo largo del año, y otras se han adaptado al entorno virtual

Este fue el caso de la 27ª edición del Vis Moot, celebrada en marzo y que reunió a 249 universidades en un entorno virtual. Por Brasil 19 equipos participaron; de estos, cinco pasaron a la fase eliminatoria: Universidad de Brasilia (UnB), Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG), Universidad de São Paulo (USP), Universidad Federal de Paraná (UFPR) y Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ). El estudiante João Gabriel Libório, de la UFRJ, ganó el tercer lugar como el mejor orador individual de la competencia.

Participación del CAM-CCBC

El Centro ha sido el principal apoyador de las universidades brasileñas en la competición, patrocinando varios equipos anualmente y organizando o apoyando pre-Moots, que son las sesiones previas donde los equipos entrenan la presentación de sus casos (para aprender más, visite: https://www.mootcam.com.br/).

Celebrada en febrero, la 11ª edición del Pre-Moot CAM-CCBC 2020 todavía tuvo la posibilidad de seguir el modelo presencial, antes de que el coronavirus fuera diseminado en Brasil. Promovido en asociación con la oficina Cescon Barrieu Abogados, el evento reunió a 36 equipos (superando las ediciones anteriores), dos de los cuales eran extranjeros – uno de Alemania y otro de Argentina. Un grupo de 150 árbitros se dedicó al entrenamiento de los estudiantes.

Además del Vis Moot, desde hace aproximadamente una década el Centro ha apoyado varias otras competiciones, como el IBA-VIAC CDRC Vienna, una competición de mediación internacional y competiciones de arbitraje y mediación en varias regiones de Brasil. Al menos el 70% de los miembros de la Secretaria del CAM-CCBC participaron en las competiciones de arbitraje como estudiantes – la  mayoría de ellos en el Vis Moot.

Enfoque diferenciado

La experiencia de los participantes en las dos competiciones fue muy diferente. El pre-Moot del CAM-CCBC fue capaz de mantener todas las características de las ediciones anteriores, mientras que el Vis Moot de Viena fue, por primera vez, totalmente virtual. “El pre-Moot 2020 fue importante porque fue, para muchos equipos, la única (o última) oportunidad de tener la experiencia cara a cara de participar en la competición. Algunos equipos ni siquiera participaron en la competición virtual del Vis Moot, así que la experiencia en el CAM-CCBC Pre-Moot terminó siendo el punto más alto para estos estudiantes”, dice Kömel.

En cuanto al Vis Moot de Viena, ella señala la importancia de que la competición no haya sido cancelada. “Realmente creo que la decisión de realizar la competición de manera virtual fue importante. Por difícil que sea adaptarse a las dificultades tecnológicas, la diferencia horaria, las cancelaciones de última hora de árbitros y equipos, además de la pérdida de gran parte de la interacción cara a cara con estudiantes y profesionales de todo el mundo, siento que la dedicación de los estudiantes ha sido reconocida por el esfuerzo para mantener la competición”. Este esfuerzo, continúa Kömel, fue notable debido al poco tiempo disponible para organizar el evento y el gran número de participantes involucrados.

Debido a la migración al entorno virtual, se introdujeron cambios significativos en los criterios utilizados para evaluar a los estudiantes – como los relacionados con el contacto visual, gestos, el trabajo en equipo, la proyección de la voz y el grado de nerviosismo. Del mismo modo, la interacción de los competidores con los árbitros – en el momento de responder preguntas, por ejemplo – fue cambiada, y los participantes no tenían suficiente tiempo para adaptarse.

“Creo que algunos pequeños arreglos han hecho una gran diferencia. Algunos estudiantes optaron por dejar la cámara más distante, para que los árbitros pudieran ver sus manos, para que tuvieran una mejor idea de sus expresiones gestuales, y la mesa que contenía el binder [material consultado durante la sesión]”, explica.

En un punto, sin embargo, la experiencia virtual no resultó totalmente positiva: la falta de experiencia para que los competidores interactúen directamente con equipos y árbitros de otros países, el networking y la evolución en la preparación del propio equipo.

El futuro

La próxima edición del Vis Moot ya se ha anunciado para el próximo año, y se celebrará otra vez en el modelo virtual – lo que permitirá a los equipos más tiempo para adaptarse, teniendo en cuenta las experiencias de este año. Al anunciar la competición, la organización del Vis Moot justificó la decisión basada en las incertidumbres que todavía rodean la diseminación global de Covid-19.

Según Kömel, el hecho de que las medidas de distanciamiento social se sigan imponiendo durante algún tiempo dará lugar a cambios en la forma en que los participantes se prepararán para las competiciones – tanto en lo que se refiere al uso de herramientas de comunicación a distancia como a la estrategia que se utilizará en las pruebas.

“Es innegable que el grado de atención requerido por el árbitro al ver una argumentación por la computadora es diferente de una presentación en vivo. Por lo tanto, todo debe cambiarse en la versión digital: desde la forma en que se estructura el discurso hasta el tono de voz utilizado, los recursos de oratoria y los momentos del habla”, evalúa.

Consciente de los posibles cambios en el escenario de la pandemia, el CAM-CCBC ya está investigando el mejor formato para el pre-Moot 2021. “Con la misma rapidez que se cambian las recomendaciones sobre la prevención de Covid-19, también se han desarrollado recursos tecnológicos. Creemos que, hasta entonces, tendremos una solución interesante que no perjudique el aprovechamiento de la competencia por parte de todos los involucrados”, concluye. El pre-Moot del CAM-CCBC tendrá lugar a principios del año.

Conocer el
X